Un hecho sin precedentes que pasará a la historia: El momento en que “convolucionamos” al sistema desde el amor y no desde la ira o el odio. A medida que las estructuras del antiguo paradigma se van desmoronando y todos aquellos que se obstinan en mirar atrás quedan convertidos en estatuas de sal, el ser ya despierto y consciente con su realidad multiversal, convoluciona al sistema, porque lo observa desde arriba sin dejarse llevar del odio y la ira, mientras crea ya sin miedo una nueva Tierra y un nuevo modelo desde el amor y la gestión de la abundancia, en el que los pensamientos colectivos son uno en convergencia con el Universo, que lejos de ser un caos, es armónico.
Muy pronto, nuestros descendientes hablarán de esta época como la era de la convolución: La superación sublime desde lo sutil sin evolución ni revolución del homo sapiens al cognos, que modificó la materia cuando aprendió a interactuar con la energía.
starviewer.wordpress.com